En este momento estás viendo ¿Es mejor entrenar por la mañana o por la tarde?

¿Es mejor entrenar por la mañana o por la tarde?

Es una de las más comunes entre los deportistas. La respuesta, sin embargo, depende en gran medida de varios factores individuales, incluyendo la preferencia personal, la disponibilidad de tiempo, los  objetivos de entrenamiento y cómo el cuerpo responde a diferentes momentos del día. En este contexto, adaptar el entrenamiento al horario personal puede marcar una gran diferencia en el rendimiento y los resultados generales. 

Para algunos, entrenar por la mañana puede ser la mejor opción. Esto se debe a que  comenzar el día con ejercicio puede proporcionar un impulso de energía y ayudar a  establecer un tono positivo para el resto de la jornada. Además, hacer ejercicio temprano puede ayudar a acelerar el metabolismo, lo que puede ser beneficioso para aquellos que están tratando de perder peso o mantenerse en forma. La sensación de haber hecho la tarea temprano en el día también puede aumentar la motivación y la autoestima. 

Sin embargo, para otros, entrenar por la tarde o incluso por la noche puede ser más  efectivo. Esto se debe a que el cuerpo tiende a estar más caliente y flexible en la tarde,  lo que puede llevar a un mejor rendimiento y una menor probabilidad de lesiones.  Además, después de un día de trabajo o estudio, hacer ejercicio puede servir como una  forma de liberar el estrés acumulado y despejar la mente. Algunas personas también encuentran que hacer ejercicio por la tarde o por la noche les permite socializar más fácilmente con amigos o familiares que comparten sus intereses en el fitness. 

En mi caso particular, adapto mi entrenamiento a mi horario diario y preferencias  personales. No tengo un horario fijo, ya que dependo de la disponibilidad de horario de  cada dia y de una agenda que varía.  

Si mi horario permite entrenar por la mañana, aprovecho la oportunidad para hacer  ejercicio temprano. Esto me ayuda a comenzar el día con energía y claridad mental.  Realizo una sesión de entrenamiento que incluya ejercicios cardiovasculares para  aumentar la frecuencia cardíaca y la quema de calorías, seguidos de ejercicios de fuerza para fortalecer los músculos. Un desayuno equilibrado después del entrenamiento me proporcionaría los nutrientes necesarios para la recuperación muscular y la energía durante el resto del día. 

Por otro lado, si mi horario me obliga a entrenar por la tarde o por la noche, estructuro mi rutina de entrenamiento de manera diferente. Podría optar por una sesión de  entrenamiento más intensa, aprovechando el aumento de la temperatura corporal y la flexibilidad muscular. Esto podría incluir ejercicios de alta intensidad como el entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT) o levantamiento de pesas más pesadas para desafiar mis límites físicos. Después del entrenamiento, me aseguraría de cenar adecuadamente para apoyar la recuperación y la reparación muscular durante la  noche. 

En resumen, la mejor hora para entrenar varía de una persona a otra y depende de una  serie de factores individuales. Lo más importante es encontrar un horario que se ajuste a  tus necesidades, preferencias y estilo de vida. Ya sea por la mañana o por la tarde, lo importante es hacer ejercicio de forma regular y consistente es fundamental para  mantener una buena salud física y mental a largo plazo.

Deja una respuesta