Sistema inmunitario: qué es y cómo cuidarlo

Sistema inmunitario: qué es y cómo cuidarlo

  • Categoría de la entrada:Salud
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Últimamente estamos constantemente oyendo hablar del sistema inmunitario, ¿pero sabemos realmente qué es y cómo se comporta? Vamos a dar unas pequeñas nociones para tener claro de qué se habla y qué podemos hacer para tener un sistema inmunitario sano y fuerte.

Si buscamos una definición, el sistema inmunitario es el conjunto de elementos y procesos biológicos de un organismo que le permite tener un equilibrio frente a las agresiones del exterior, sean de origen biológico, de origen fisicoquímico o de origen interno. El organismo lo va a reconocer como algo ajeno y dañino y reacciona frente a esta agresión.

El sistema inmunitario lo componen moléculas que están en fluidos, como la sangre y la linfa, y células que se encuentran en tejidos y órganos, entre los que destacan la medula ósea, bazo, ganglios linfáticos y el tejido linfoide asociado a las mucosas. En la medula ósea es donde se generan las células especializadas en la función inmune: neutrófilos, basófilos, mastocitos, monocitos… células que se transportan a través de la sangre y el sistema linfático.

El sistema inmunitario tiene dos mecanismos de respuestas:

  • sistema de respuesta inmunitaria innata, que es natural.
  • sistema de respuesta inmunitaria adquirida, que son mecanismos de defensa más complicados. La unidad de este sistema es el linfocito. El sistema inmunitario se va adaptando con el tiempo y genera así una memoria inmunitaria, que proporcionara una mejor respuesta a un segundo encuentro con ese mismo ataque. Este proceso es la base de la vacunación.

Los trastornos en el sistema inmunitario pueden ocasionar muchas enfermedades, tanto la inmunodeficiencia (si es menos activo) como la hiperactividad del sistema (enfermedades autoinmunes).

Ahora que conocemos qué es el sistema inmunitario y su importancia, tendremos que preguntarnos qué podemos hacer para mejorarlo dada su importancia en nuestra vida.

¡¡Muévete!!

Moverse es la mejor manera de estimular el sistema inmunitario. El ejercicio hace que los anticuerpos y los glóbulos blancos circulen con mayor rapidez, lo que hará que detecten antes un virus y actúen frente a él. Con el movimiento conseguirás eliminar el estrés, reduciendo el riesgo de enfermar.

Según un estudio reciente publicado en el la revista British Journal of Sports Medicine, de 1002 personas encuestadas, quienes hacían ejercicio al menos cinco veces a la semana tenían casi la mitad de riesgo de resfriarse que los más sedentarios. Si contrajeron un resfriado, indicaron tener síntomas menos graves.

Come bien

“El 80% del sistema inmunológico está en el intestino, así que cuando está sano, solemos ser capaces de combatir las infecciones más rápido y mejor”, explica la Dra. Yufang Lin, del Center for Integrative Medicine en Cleveland Clinic. “Cuando no lo está, nuestro sistema inmunológico es más débil y menos capaz de combatir una infección”.

Una dieta rica en alimentos con vitamina C, zinc y antioxidantes ayudan a reducir la inflamación y eliminar las infecciones, creando un sistema inmunitario más fuerte.

Limitar el consumo de carnes, de alimentos procesados y fritos, añadiendo alimentos integrales, junto a alimentos fermentados, ayuda a desarrollar bacterias buenas en el intestino, fomentando un intestino y un sistema inmunitario más saludable.

Controla tu estrés

El sistema inmunitario y el estado mental van de la mano. Si padeces estrés crónico o ansiedad, tu cuerpo produce hormonas que debilitan tu sistema inmunitario.

En un estudio, publicado en las actas de la Academia Nacional de Ciencias, se expuso a 276 adultos sanos al virus del resfriado y se los observó en cuarentena durante cinco días. Quienes estaban estresados tuvieron más probabilidades de producir citoquinas, moléculas que desencadenan la inflamación, y aproximadamente el doble de probabilidades de enfermarse. 

El estrés además hace que tu foco de atención se desvíe y no prestes atención en otros puntos importantes para tu sistema inmunitario como comer bien o descansar correctamente. 

El estrés es en ocasiones difícil de controlar, pero existen estrategias para controlarlo. En este artículo puedes leer más acerca de ello.

Descansa

Dormir lo necesario es otro de los pilares para tener un sistema inmunitario fuerte.

Si no descansas, tu cuerpo produce cortisol, que es la hormona del estrés para mantenerte activo y que suprime tu sistema inmunitario.

Con estos consejos básicos conseguirás tener un sistema inmunitario fuerte y sano, algo muy importante en estos momentos que estamos viviendo.

Deja una respuesta